Acerca de la exposición en la Ciudad de México.
Marzo de 2007.

Sobre la lisa e impoluta textura del papel, MarinoVagliano ha plasmado unos intrincados dibujos de figuras, salidos de la libre expresión del subconsciente, que revelan la energía y espontaneidad de su propuesta. Y es que en vez de tratar de reproducir el mundo que le rodea, Vagliano nos deja en libertad para adivinar si sus obras representan objetos o personas, consciente de que no se percibe en ellas, a simple vista, ni un abstraccionismo absoluto ni una figuración disfrazada. Su imaginación exaltada rompe los límites que impone la razón para inducirnos a deambular a través de un laberinto de trazos firmes, de colores contrastantes, a veces vivos y brillantes, a veces sombríos y apagados, para dejarnos conducir por el hilo delicado y elástico de su dibujo. 

                                                   Hector Cardenas